La película Clueless (1995) se sitúa en la ciudad de Los Angeles durante los años 90. Retrata el día a día de la clase alta acomodada de Beverly Hills en la cual sus protagonistas, jóvenes estudiantes, solo deben preocuparse por sus notas escolares, salir de fiesta y encontrar el primer amor. 

Basada en una vaga interpretación de la novela de Jane Austen, Emma, su protagonista Cher (Alicia Silverstone) representa el ideal americano adolescente: chica rubia, dulce e inocente con un estilo preppy (nacido en Estados Unidos, denota el estilo de las escuelas preparatorias universitarias del noreste). La cinta representa una sátira, en la que Cher, la chica más popular del instituto, intenta afrontar los retos que le impone la vida de manera naïve: desde sacarse el carné de conducir, cambiar el aspecto de la chica nueva para conseguir que se integre en su escalón social, ligar con el chico misterioso de la clase y aprender a ser más altruista. 

Aunque la cinta se estrenó en 1995, la película sigue siendo toda una inspiración e incluso se ha convertido en una obra de culto. Los estilismos de sus principales protagonistas: Cher, Dionne y Tai, siguen marcando tendencia 20 años después de su estreno. Y no es para menos, ya que el vestuario, recluta todas las claves del estilo de los años 90. Su armario está compuesto en su esencia por mini faldas, estampados escoceses, colores vibrantes junto a tonalidades pastel, camisas bajo chalecos, crop tops cortados por una misma, vestidos satinados de Calvin Klein y Alaïa, etc. Entre los complementos encontramos clips de pelo, chokers, sombreros recargados, boinas y zapatos de rasó junto a calcetines altos y medias de colores.

Una sencillez recargada en la forma de vestir caracteriza al venerable trio de la película, pero en ella también se hace referencia a las subculturas de la época: skaters con su estilo grunge, góticos, animadoras y neo hippies, como es el caso de Josh, hermanastro de Cher, muy concienciado con los temas sociales de la época. 

Cher junto a Dionne y Tai, representadas por las actrices Alicia Silverstone, Stacey Dash y Brittany Murphy respectivamente.

La película refleja en su totalidad lo que implica ser una chica “a la moda”, con alegatos como la conversación que mantiene Cher con su padre, un reputado abogado, que al verla con un mini vestido le hace la siguiente pregunta: 

Mel (padre de Cher): ¿Qué te has puesto?

Cher: Un vestido.

Mel: ¿Quién lo dice?

Cher: Calvin Klein.

Una frase convertida en icónica en el mundo de la moda, ya que retrata la transición entre la opulencia de los años 80 y la sencillez de los 90s, cuando Josh describe el vestido como un camisón de dormir.

Otro de los momentos clave es la conversación narrativa que mantiene Cher con el espectador, cuando explica que se siente mucho mejor en casa que saliendo de fiesta con sus amigos porque su ropa es demasiado ajustada y sus zapatos demasiado altos, cosa que hace que no pueda disfrutar sus momentos de ocio con plenitud ya que siempre está pendiente de su aspecto físico. 

Alicia Silverston junto a Paul Rudd, quien interpreta a Josh.

Clueless es un icono por si misma, ha servido como predecesora de otras comedias sobre it girls adolescentes como sería el caso de Mean GirlsLegally BlondeJawbreaker entre otras. Películas que han marcado la historia reciente de la moda precisamente por ser una comedia sobre esta. Inspirando, a su vez, con sus arriesgados estilismos, como acto de retroalimentación. Y, aunque todas las personas hemos fantaseado con el programa que utiliza Cher para conjuntar su ropa al momento mediante una simulación, se trata de una sátira que intenta representar las tendencias del momento en el que se estrenó, haciendo así un retrato de la época como un ejercicio de documentación y dejando un importante legado tras de sí.

Words Adriana Barreno